NOTICIAS / ACTUALIDADOPINION

10 señales de que la Guerra de Ucrania es la segunda fase del “gran reset”

Diario de Vallarta & Nayarit / Claudio Fabian Guevara 22.03.2022

ANÁLISIS. El actual conflicto entre Rusia y Ucrania es el próximo catalizador de la agenda del Gran Reset, propiciado por el Foro Económico Mundial. La guerra es un vector adicional para acelerar el colapso económico y una gigantesca operación de reingeniería social.

Bienvenidos a la segunda fase del Gran Reset: la guerra.

Mientras que la pandemia acostumbró al mundo a los cierres, normalizó la aceptación de medicamentos experimentales, precipitó la mayor transferencia de riqueza a las corporaciones diezmando las PYMES y ajustó la fuerza de trabajo en preparación para un futuro cibernético, se requiere un vector adicional para acelerar el colapso económico.

El actual conflicto entre Rusia y Ucrania es el próximo catalizador de la agenda del Gran Reset del Foro Económico Mundial. Será facilitado por una red interconectada de actores globales y una red difusa de asociaciones público-privadas.

A continuación, 10 señales de que la Guerra de Ucrania es la segunda fase del Gran Reset:

1. La guerra entre Rusia y Ucrania ya está provocando una alteración sin precedentes en las cadenas de suministro mundiales, exacerbando la escasez de combustible e induciendo niveles crónicos de inflación.

A medida que las tensiones geopolíticas se transforman en un conflicto prolongado entre la OTAN y el eje chino-ruso, una segunda contracción puede sumir a la economía en la estanflación.

En los próximos años, la combinación de un crecimiento insuficiente y una inflación galopante obligará a una subclase económica mundial a recurrir a microcontratos y a empleos mal remunerados en una economía emergente.

Otra recesión agravará la sed de recursos a nivel mundial, reducirá las posibilidades de autosuficiencia y aumentará significativamente la dependencia de los subsidios gubernamentales.

La inmiseración de una parte importante de la mano de obra mundial podría ser el preludio de la introducción de una Renta Básica Universal, que llevaría a un orden neofeudal altamente estratificado.

Día 5 del Gran Jurado: Receta para destruir el libre mercado

2. Las consecuencias económicas de la guerra conducirán a una dramática reducción de la mano de obra mundial.

La segunda fase del Gran Reset explotará esta turbulencia económica impulsando el papel de las tecnologías disruptivas para hacer frente a los desafíos globales y alterar fundamentalmente los patrones empresariales tradicionales.

Al igual que la pandemia, la preparación para las catástrofes en la era de los conflictos dependerá en gran medida de la voluntad de adoptar innovaciones tecnológicas específicas para que las generaciones futuras puedan abastecer la demanda de mano de obra del Gran Reinicio.

Un tema recurrente en Shaping the Future of the Fourth Industrial Revolution, de Klaus Schwab, es que las innovaciones tecnológicas y científicas revolucionarias dejarán de estar relegadas al mundo físico que nos rodea para convertirse en extensiones de nosotros mismos.

Documento oficial: Las inyecciones Covid inician la fusión de la biología humana con los ordenadores

Quienes encabezan el Gran Reset pretenden crear nuevos mercados en torno a las innovaciones digitales, las estrategias electrónicas, la mano de obra telepresente, la Inteligencia Artificial, la robótica, la nanotecnología, el Internet de las Cosas y el Internet de los Cuerpos.

La velocidad vertiginosa a la que se están desplegando las tecnologías de IA sugiere que la optimización de dichas tecnologías afectará inicialmente a las industrias y profesiones tradicionales que ofrecen una red de seguridad para cientos de millones de trabajadores, como la agricultura, el comercio minorista, la restauración, la industria manufacturera y las industrias de mensajería.

Muchos de los puestos de trabajo que se perderán en los próximos años ya iban hacia el despido y es poco probable que se recuperen una vez que se asiente la polvareda

Los sistemas de IA están a punto de automatizar en su totalidad varios empleos de cuello blanco, sobre todo en áreas que implican el procesamiento de información y el reconocimiento de patrones, como la contabilidad, los recursos humanos y los puestos de dirección intermedios.

Aunque anticipar las tendencias futuras del empleo no es tarea fácil, se puede afirmar que la amenaza combinada de pandemias y guerras significa que la mano de obra está a punto de sufrir una remodelación sin precedentes. Dará lugar al mayor y más rápido desplazamiento de puestos de trabajo de la historia y presagia un cambio en el mercado laboral que antes era inconcebible.

Los cierres por pandemia y la próxima perturbación causada por una guerra acelerarán este proceso. A muchas empresas no les quedará más remedio que despedir al personal y sustituirlo por soluciones tecnológicas creativas simplemente para la supervivencia de sus negocios.

3. La guerra ha reducido significativamente la dependencia de Europa del sector energético ruso y ha reforzado la importancia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU y de las emisiones «netas», que se encuentran en el centro del Gran Reset.

Los responsables políticos que preparan la segunda fase del Gran Reset han aprovechado las duras sanciones contra Rusia para acelerar el cambio hacia la energía «verde» y reiterar la importancia de la descarbonización como parte de la «lucha contra el cambio climático».

Sin embargo, sería muy miope suponer que el Gran Reset está orientado en última instancia a la distribución equitativa de hidrógeno «verde» y de combustibles sintéticos neutros en carbono que sustituyan a la gasolina y al gasóleo.

Aunque los ODS de la ONU son cruciales para la recuperación pospandémica, lo más importante es que son fundamentales para la transformación del capitalismo de los accionistas, que ahora las élites de Davos presumen como «capitalismo de las partes interesadas».

Esto centralizará el poder en las manos de los capitalistas accionistas bajo la apariencia benévola de reinventar el capitalismo a través de medios más justos y ecológicos.

En términos económicos, esto se refiere a un sistema en el que los gobiernos ya no son los árbitros finales de las políticas estatales, ya que las corporaciones privadas no elegidas se convierten en los fideicomisarios de facto de la sociedad, asumiendo la responsabilidad directa de hacer frente a los desafíos sociales, económicos y ambientales del mundo a través de la cooperación macroeconómica y un modelo de gobernanza global de múltiples partes interesadas.

En el marco de esta construcción económica, los conglomerados de activos pueden redirigir el flujo de capital mundial alineando las inversiones con los ODS de la ONU y configurándolas como compatibles con la gobernanza ambiental, social y corporativa (ESG). De modo podrán construirse nuevos mercados internacionales sobre el desastre y la miseria de cientos de millones de personas que potencialmente se tambalean por el colapso económico causado por la guerra.

4. La escasez de alimentos creada por la guerra ofrecerá un gran impulso a la industria de la biología sintética, transformará radicalmente el sector agrícola y fomentará la adopción de alternativas cultivadas en laboratorio.

Rusia y Ucrania son los graneros del mundo y la escasez crítica de cereales, fertilizantes, aceites vegetales y alimentos esenciales catapultará la importancia de la biotecnología para la seguridad alimentaria y la sostenibilidad, y dará lugar a varias empresas emergentes de imitación de carne similares a «Impossible Foods», cofinanciada por Bill Gates.

Por lo tanto, cabe esperar que una mayor regulación gubernamental marque el comienzo de una drástica revisión de la producción y el cultivo industrial de alimentos, lo que en última instancia beneficiará a la agroindustria y a los inversores en biotecnología, ya que los sistemas alimentarios se rediseñarán mediante tecnologías emergentes para cultivar proteínas «sostenibles» y cultivos patentados editados por genes CRISPR.

5. La exclusión de Rusia de la SWIFT (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales) generará el tipo de retroceso necesario para acorralar a grandes franjas de la población mundial en una red de control tecnocrático.

La utilización como arma del SWIFT, CHIPS (Sistema de Pagos Interbancarios de la Cámara de Compensación) y el dólar estadounidense contra Rusia sólo servirá de acicate para que rivales geopolíticos como China aceleren el proceso de desdolarización.

El principal beneficiario de las sanciones económicas contra Rusia parece ser China, que puede remodelar el mercado euroasiático alentando a los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) y del BRICS a eludir el ecosistema SWIFT y liquidar los pagos internacionales transfronterizos en el yuan digital.

Aunque la demanda de criptodivisas experimentará un enorme repunte, es probable que esto anime a muchos gobiernos a regular cada vez más el sector mediante cadenas de bloques públicas y a imponer una prohibición multilateral de las criptodivisas descentralizadas.

El cambio a las criptomonedas podría ser el ensayo general para acelerar finalmente los planes de dinero programable supervisado por un regulador federal, lo que llevaría a una mayor acumulación de poder en manos de una poderosa tecnocracia mundial y sellaría así nuestra esclavitud a las instituciones financieras.

6. La guerra marca un importante punto de inflexión en la aspiración globalista de un nuevo orden internacional basado en reglas y anclado en Eurasia.

Como opinó el «padre de la geopolítica» Halford Mackinder hace más de un siglo, el ascenso de todas las hegemonías mundiales de los últimos 500 años ha sido posible gracias al dominio de Eurasia. Del mismo modo, su declive ha estado asociado a la pérdida de control sobre esa masa terrestre fundamental.

Esta conexión causal entre la geografía y el poder no ha pasado desapercibida para la red mundial de partes interesadas que representa el FEM. Muchas han anticipado la transición a una era multipolar y la vuelta a la competencia entre grandes potencias en medio de la disminución de la influencia política y económica de Estados Unidos y la necesidad apremiante de lo que los tecnócratas llaman globalización inteligente.

Mientras Estados Unidos trata desesperadamente de aferrarse a su estatus de superpotencia, el ascenso económico de China y las ambiciones regionales de Rusia amenazan con poner patas arriba los puntos estratégicos axiales de Eurasia (Europa Occidental y Asia Pacífico).

La región en la que Estados Unidos disfrutaba anteriormente de una hegemonía incontestable ya no es impermeable a las fisuras y podríamos estar asistiendo a un cambio de guardia que altere drásticamente el cálculo de la proyección de la fuerza mundial.

Aunque la ambiciosa Iniciativa del Cinturón y la Ruta (BRI) de China tiene el potencial de unificar Asia, África y Europa, y provocar un cambio tectónico en el lugar del poder mundial, la reciente invasión de Ucrania tendrá consecuencias de gran alcance para el transporte ferroviario China-Europa.

El presidente ucraniano Zelensky afirmó que Ucrania podría funcionar como la puerta de entrada de la BRI a Europa. Por lo tanto, no podemos ignorar el enorme interés de China en las recientes tensiones en torno a Ucrania, ni tampoco la ambición subyacente de la OTAN de frenar el ascenso de China en la región limitando la venta de activos ucranianos a China y haciendo todo lo posible por frustrar La Ruta de la Seda Moderna.

Mientras las sanciones empujan a Rusia a consolidar los lazos bilaterales con China y a integrarse plenamente en la BRI, un bloque comercial paneuropeo puede ser la segunda fase del Gran Reset. Obligará una gobernanza compartida de los bienes comunes globales y a un reinicio de la era del excepcionalismo estadounidense.

7. El conflicto entre Rusia y Ucrania catapultará a Israel, uno de los principales defensores del Gran Reset, a un protagonismo internacional aún mayor.

Israel es un mercado BRI muy atractivo para China y el PCC es muy consciente de la importancia de Israel como puesto estratégico que conecta el Océano Índico y el Mar Mediterráneo a través del Golfo de Suez.

Además, el gobierno chino lleva muchos años reconociendo la primacía de Israel como centro tecnológico mundial y aprovechando las capacidades de innovación de Israel para ayudar a afrontar sus propios retos estratégicos.

Por lo tanto, es probable que la mediación de Naftali Bennet entre Moscú y Kiev tenga en cuenta el papel instrumental de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) en la expansión de la huella estratégica regional y global de China e Israel.

El estatus de Israel como uno de los principales centros tecnológicos del futuro y puerta de enlace entre Europa y Oriente Medio está inextricablemente ligado a la red de infraestructuras físicas, como carreteras, ferrocarriles, puertos y oleoductos energéticos que China ha estado construyendo durante la última década.

¿Está Israel en la fase de formación de la externalización de sus intereses de seguridad lejos de Estados Unidos y cubriendo sus apuestas en el eje chino-ruso? 

Israel, que ya es una potencia en tecnologías automovilísticas, robótica y ciberseguridad, aspira a ser la nación central del Reino Milenario y se prevé que las empresas tecnológicas del país desempeñen un papel clave en la cuarta revolución industrial.

El fortalecimiento de su relación en evolución con China, en medio de la crisis entre Rusia y Ucrania, podría ayudar a impulsar a Israel como hegemón regional por excelencia, con una gran parte del poder económico y tecnológico centralizado que converge en Jerusalén.

El hecho de que Israel se embarque en esfuerzos para diversificar sus mercados de exportación e inversiones fuera de Estados Unidos plantea una importante cuestión.

¿Está Israel en la fase de formación de la externalización de sus intereses de seguridad fuera de Estados Unidos y cubriendo sus apuestas en el eje chino-ruso?

8. Las identificaciones digitales son un pilar central de la agenda del Gran Reajuste del Foro Económico Mundial. Deben racionalizarse en todos los sectores, cadenas de suministro y mercados como forma de avanzar en los ODS 2030 de la ONU.

Muchos se han dado cuenta de que esta plataforma puede utilizarse para introducir un sistema global de control tecnocrático de la población. Puede incorporar a la humanidad a una nueva cadena de valor empresarial en la que los ciudadanos son explotados como productos básicos de datos para los inversores en ASG y los mercados de bonos de capital humano, y se les asigna una puntuación social y climática en función de su grado de cumplimiento de los ODS de la ONU.

Esta verificación sin fisuras de las personas y los dispositivos conectados en entornos inteligentes solo podrá tener lugar una vez que nuestros datos biométricos, registros sanitarios, finanzas, expedientes académicos, hábitos de consumo, huella de carbono y toda la suma de experiencias humanas se almacenen en una base de datos interoperable para determinar nuestra conformidad con los ODS de la ONU, forzando así un cambio monumental en nuestro contrato social.

En un principio, las asociaciones público-privadas promocionaron los pasaportes de vacunas como punto de entrada para las identificaciones digitales. Ahora que tal lógica ha seguido su curso, ¿cómo podrían las actuales tensiones geopolíticas contribuir a escalar lo que es el nodo clave de un nuevo ecosistema digital?

segunda fase del Gran Reset
La identificación digital es un pilar central de la segunda fase del Gran Reset.
Las entradas de racionamiento podrían registrarse en los libros de contabilidad de la cadena de bloques del DNI digital para rastrear nuestra huella de carbono y nuestros hábitos de consumo durante una emergencia nacional

Tradicionalmente se ha llamado a Ucrania el granero de Europa y, junto con Rusia, ambas naciones son importantes proveedores mundiales de cereales básicos. Por lo tanto, la guerra tiene todos los ingredientes de un cisne negro para las materias primas y la inflación.

La economía que se tambalea al borde del colapso debido a una crisis de suministro mundial. Los temblores económicos resultantes desencadenarán emergencias de guerra en todo el mundo y se le dirá al público que se prepare para el racionamiento.

Una vez que esto tenga lugar, la adopción multilateral de identificaciones digitales que interactúan con las monedas digitales de los bancos centrales puede ser promocionada como la solución para gestionar y distribuir eficientemente las raciones de los hogares bajo un estado de emergencia y excepción sin precedentes.

El Banco de Inglaterra ya ha planteado la perspectiva de un efectivo programable que sólo pueda gastarse en productos esenciales o en bienes que un empresario o un gobierno consideren sensatos.

Una vez que se conceda al emisor el control sobre cómo lo gasta el receptor, será casi imposible funcionar adecuadamente sin una identificación digital. Ésta será necesaria para recibir paquetes de comida y obtener un medio de subsistencia básico. Piense en el UBI (Ingreso Básico Universal).

Si la inflación de los alimentos continúa en una trayectoria ascendente sin signos de disminuir, los gobiernos pueden instituir controles de precios en forma de racionamiento. Las entradas de racionamiento podrían registrarse en los libros de contabilidad de la cadena de bloques en el ID Digital para rastrear nuestra huella de carbono y los hábitos de consumo durante una emergencia nacional.

9. Europa está directamente en la línea de fuego una vez que está en marcha una guerra híbrida entre la OTAN y el eje chino-ruso. El peligro de ciberataques reforzará las exigencias de ciberseguridad, y por lo tanto, impulsará los sistemas de identificación digital.

Sería negligente ignorar el peligro claro y presente que supone un ciberataque a bancos e infraestructuras críticas o incluso un intercambio nuclear tentativo y táctico con misiles balísticos intercontinentales (ICBM).

No veo cómo ninguna de las partes en guerra no se verá limitada por la doctrina de la destrucción mutua asegurada, por lo que una lluvia termonuclear es poco probable.

Sin embargo, el uso de tecnologías de acceso remoto para borrar la memoria del sistema del aparato bancario SWIFT o Sistema de Pagos Interbancarios Transfronterizos puede potencialmente hacer que gran parte de la economía internacional no sea operativa y hacer que el dólar caiga en picado.

Si se produjera un acontecimiento de tales proporciones cataclísmicas, sin duda se produciría un aumento de las exigencias de revisión de la ciberseguridad.

Las consecuencias de un acontecimiento así podrían establecer un nuevo protocolo de seguridad mundial según el cual los ciudadanos deben poseer una identificación digital como medida de seguridad nacional necesaria.

Uno puede imaginar cómo el acceso a Internet o a los servicios públicos tras un ciberataque a escala nacional puede requerir que los ciudadanos utilicen una identificación digital para autenticar que sus actividades y transacciones en línea provienen de una fuente legítima y no maliciosa.

Hay pocas coincidencias en política.

10. Las implicaciones económicas de esta guerra serán tan desastrosas que los gobiernos y el sector público necesitarán una importante inyección de capital privado para hacer frente al déficit de financiación.

Esto hará que la tradicional separación de poderes entre las instituciones bancarias centrales y los gobiernos quede obsoleta. Las primeras estarán en condiciones de influir desproporcionadamente en la trayectoria fiscal de los Estados nación. La soberanía de éstos se verá vaciada por la captura total de los gobiernos por parte de los bancos centrales y los fondos de cobertura.

Por lo tanto, el modelo de Estado-Nación está siendo gradualmente trastocado por una tecnocracia global, formada por un consorcio no elegido de líderes de la industria, oligarcas de la banca central e instituciones financieras privadas. La mayoría son actores corporativos predominantemente no estatales que intentan reestructurar la gobernanza global y alistarse en el proceso de toma de decisiones global.

Por lo tanto, el futuro de las relaciones internacionales y la transformación social, económica y política que el mundo está experimentando actualmente a la luz de la pandemia y el conflicto entre Rusia y Ucrania, no se decidirá a través del multilateralismo y los representantes elegidos de los Estados soberanos.

Por el contrario, se decidirá a través de una red de asociaciones de múltiples partes interesadas que están motivadas por la política de la conveniencia y que no rinden cuentas a ningún electorado ni están en deuda con ningún Estado. Para ellos, conceptos como la soberanía y el derecho internacional carecen de sentido.

Artículo original

Ver contenido original https://diariodevallarta.com/10-senales-de-que-la-guerra-de-ucrania-es-la-segunda-fase-del-gran-reset/

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compruebe También
Cerrar
Volver al botón superior