OPINION

Sobre la politización de lo íntimo

Por Denis Collin* para Adágara 30.06.2022

La separación entre lo público y lo privado se ha completado en los tiempos modernos. Define límites a la intrusión del Estado en la vida de los individuos y proporciona un margen de acción: el derecho a elegir la ocupación, la libertad de ir y venir, etc. El dominio privado no está proscrito, pero la ley lo protege.

Sin embargo, el desarrollo de los estados modernos cuestiona esta separación, aunque solo sea a través de la extensión infinita del dominio de vigilancia y la multiplicación de leyes que restringen las libertades individuales básicas. Tuve la oportunidad de decir lo que había que pensar en La longueur de la chaîne. Hay un punto que me gustaría desarrollar ahora, el de la politización de la intimidad.

No se puede confundir lo íntimo con lo privado. Existe un ámbito particular, aquel en el que los individuos son totalmente libres de elegir siempre que no pongan en peligro la libertad de los demás. Lo íntimo se opone a cualquier forma de publicidad y a cualquier forma de «puesta en común». Sabemos lo liberticida que es la instalación de cámaras o micrófonos dentro de la vivienda particular. Hay algo de eso que cae en el ámbito del robo e incluso de la violación. Lo íntimo tiene que ver con lo oculto, lo que no concierne a los demás. ¡Nos escondemos para hacer nuestras necesidades y no hacemos el amor en público! También hay necesariamente estados de nuestra conciencia que queremos silenciar. Este más interior que es lo íntimo es la residencia inviolable del individuo.

Sin embargo, sorprendentemente, en apariencia, lo íntimo ahora está expuesto a los ojos de todos. La comunicación por teléfono y luego por internet ya permite esta invasión de la privacidad. Cuando envío una carta, el destinatario la abre cuando quiere e incluso puede tirarla a la basura. La llamada telefónica ya es más intrusiva: me sorprende en cualquier circunstancia, suena a llamada de orden. Todos los dispositivos técnicos que invaden nuestro mundo hoy forman parte de lo que Maurizio Ferraris llamó «movilización total». Estamos de alguna manera trasplantados sin salir de nuestras casas a estos lugares donde la intimidad se reduce al mínimo (internados a la antigua, cuartos militares). La videocomunicación, tan práctica, también participa de este proceso global.
No necesitamos estar sujetos a la mirada del Gran Hermano.

Nosotros mismos nos hemos comprometido a poner la mirada de la «cosa» digital en todas partes de nuestras vidas. La abolición de la intimidad también afecta particularmente al ámbito de la vida sexual. En La voluntad de saber, Michel Foucault había puesto claramente de relieve esta obsesión por el discurso sobre la sexualidad, este deseo de extraer los secretos más íntimos. Pero lo que antes estaba confinado al confesionario («padre, perdóname por haber tenido pensamientos o actos impuros, solo o con otros») es ahora una obligación casi cívica. Hace bastante tiempo se animaba a los homosexuales a «salir del armario». Ya es prehistórico.

Las «prácticas» se han convertido en «orientaciones» sexuales que permiten a los individuos entrar en la jaula de acero de la sexualidad moderna, normalizada, validada por la autoridad psy. LGBTQNA++, ¡aquí está la ley y los profetas! Hay aquí una disciplinarización del sexo que va más allá de lo imaginado en épocas anteriores. ¡Lo íntimo ya no existe, porque no querer confesar tu carácter binario es esconder un secreto! La apología de los «trans» de la escuela y la autorización dada para comenzar la transición de los niños (¡bajo control psicológico, por supuesto!) es parte de una vasta ofensiva contra la sexualidad misma o, al mismo tiempo, por lo menos, ponerlo en línea.

Es así como el discurso del nuevo sexo, perdón, del «género», ha invadido el espacio público hasta saturarlo. Podemos sin reírnos pedir la inclusión en la constitución del derecho de cada individuo a declarar, cuando lo crea conveniente, su cambio de género. Que un político, una vez reputado serio, pueda salir a favor de una afirmación tan estúpida dice mucho sobre el estado de descomposición social y moral de nuestra sociedad. Un candidato a las elecciones legislativas, excandidato presidencial, pidió una ley para establecer la distribución de las tareas del hogar dentro de la pareja.

Sería útil «desexualizar» el discurso público, es decir, reducir el lugar que se da a estas cuestiones que atañen a la intimidad. Cada uno hace lo que quiere, cada uno se complace como le parece, pero obviamente eso no preocupa ni a los lectores de periódicos ni a los políticos. El orden político sólo se ocupa de la legislación del derecho civil (ley de matrimonio, ley de nacionalidad, etc.) y la protección de los niños. Dos requisitos, por tanto: que acabemos con lo societal que sólo sirve para evacuar del debate político las grandes cuestiones sociales. Restauremos el valor y la protección de lo íntimo.


* Profesor de Filosofía y autor de numerosos ensayos políticos y filosóficos.

Ver contenido original Sobre la politización de lo íntimo – Adáraga (adaraga.com)

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior